Caja de reles

Descripción

La caja de relés no es necesaria pero facilita mucho la instalación, sobre todo en vehículos donde se empieza desde 0, preparaciones para competición o vehículos que funcionan a carburación.

 

A la caja de relés llega corriente directamente de batería y suministra al resto de componentes, Megasquirt, bomba de combustible, inyectores, etc.. Tiene tres relés, uno de ellos para la bomba de combustible y los fusibles necesarios para la protección de los componentes:

- Fusible principal, se recomienda de 20A

- Fusible para la bomba de combustible, se recomienda de 10A

- Dos fusibles para los inyectores, se recomienda de 5A cada uno para un motor de 4 cilindros, de 7.5A para motores de más cilindros

 

Los sensores, inyectores, bomba de combustible,...etc., se conectan a la caja de relés mediante los 20 bornes con tornillo, cada borne tiene indicado el nombre del componente, esto facilita mucho el trabajo, de la caja de relés a Megasquirt se conecta por un cable DB37 a DB37, ambos conectores y tapas están incluidos, uno con Megasquirt y otro con la caja de relés.

 

La caja de relés se entrega completamente montada, pero relés y fusibles no están incluidos.

 

Las centralitas de gestión de motor Megasquirt empezaron como unidades con carácter educativo, aunque lo siguen siendo, con el tiempo se han convertido en unidades de gestión que tienen las mismas características que otras marcas, en algunos casos superiores, a un precio mucho más económico y sin ninguna restricción. Sólo hay que ver las características que ofrece cada modelo y la cantidad de mapas de ajuste tanto de combustible como de encendido que ofrecen.

Las centralitas MegaSquirt® no están homologadas para normativas de emisiones, esto no quiere decir que no las puedan cumplir, mediante un buen ajuste pueden hacerlo, sobre todo en motores muy modificados, donde la gestión de origen esta muy limitada. Están pensadas para vehículos de competición que no funcionan por la vía pública, vehículos antiguos que no deben cumplir con las normas de emisiones y centros de formación donde los profesores pueden enseñar a sus alumnos el funcionamiento de una unidad de gestión de motor desde dentro y sin nada escondido.